Seleccionar página

En los meses de invierno, las empresas se enfrentan al desafío de mantener una temperatura confortable en sus instalaciones sin incurrir en altos costes energéticos. La calefacción industrial es crucial para lograr este equilibrio, pero cada tipo de negocio tiene diferentes necesidades en términos de dimensiones y actividad comercial. En este artículo, exploraremos los diferentes tipos de calefacción industrial y cómo elegir el más adecuado para su empresa.

Esta es una tarea complicada ya que estamos hablando de superficies de grandes dimensiones, y no solo se trata de alcanzar una temperatura agradable, sino también de lograr una distribución uniforme del calor.

Cómo elegir el sistema de calefacción adecuado

Cuando se trata de calefacción industrial, es importante considerar dos factores principales: potencia y dimensiones del espacio. Además, el tipo de instalaciones y el nivel de aislamiento también juegan un papel clave en la elección del sistema de calefacción más adecuado.

  • Por potencia: La potencia necesaria para la calefacción industrial depende del tamaño del espacio y de la cantidad de calor requerida. Para espacios bien aislados, como oficinas y comercios, se necesitará menos potencia en comparación con instalaciones menos aisladas, como naves industriales.
  • Por dimensiones: Las dimensiones del espacio también son determinantes para elegir el sistema de calefacción adecuado. En general, las naves industriales y otros espacios de gran tamaño requieren sistemas de calefacción más potentes para garantizar una distribución uniforme del calor.

Tipos de calefacción industrial

La solución más eficiente es contar con calefactores industriales diseñados para naves industriales. Estos dispositivos poseen la potencia necesaria y, además, emplean tecnologías que aseguran una distribución homogénea del calor.

Es importante tener en cuenta las características particulares de la nave industrial, ya que una climatización inadecuada no solo será una inversión en un sistema que no cubre nuestras necesidades, sino que también impacta en el bienestar, la salud, la productividad y la eficiencia de los trabajadores.

  • Calefacción radiante industrial

La calefacción radiante industrial utiliza la radiación infrarroja para calentar grandes espacios. A diferencia de los calentadores de aire convencionales, la calefacción radiante emite calor de manera directa y eficiente, sin perder calor en las zonas altas. Esta opción es ideal para espacios abiertos donde se busca calentar objetos, personas o animales de forma directa.

  • Calefacción eléctrica industrial

La calefacción industrial eléctrica es una opción recomendada para zonas de trabajo donde los operarios permanecen en un punto específico. Estos sistemas no generan humo, malos olores ni humedad, y suelen contar con un termostato ambiente incorporado. Además, son fáciles de instalar y se pueden mover de un lugar a otro simplemente conectándolos a la red eléctrica.

  • Calefacción industrial de gasoil

Los calentadores a gasoil son otra opción popular para la calefacción industrial. Estos sistemas funcionan mediante la combustión del gasoil y proporcionan calor radiante sin mover el aire. Además de ser más económicos en términos de instalación y adquisición, los calefactores de gasoil son portátiles y se calientan rápidamente, lo que los hace ideales para su uso en espacios industriales.

  • Calentadores de combustión directa de gasóleo baja y alta presión

Los calentadores de combustión directa de gasóleo son otra opción para calentar grandes espacios. Estos sistemas ofrecen un alto caudal de aire caliente aunque se han de utilizar en lugares con buena ventilación ya que pueden acumularse gases nocivos para la salud. Además, son fáciles de transportar y requieren un mantenimiento sencillo.

  • Calefacción de aire industrial

Los generadores de aire caliente industriales son ideales para incrementar la temperatura en un espacio, especialmente cuando se necesita calentar un punto específico. Estos generadores pueden ser fijos o contar con ruedas para una mayor movilidad. Son especialmente efectivos cuando los operarios realizan tareas estáticas y no se mueven con frecuencia.

  • Calefactores cerámicos

Los calefactores cerámicos son una opción segura y eficiente para empresas. Estos sistemas no emiten humo, consumen poco oxígeno y no generan humedad ni malos olores. Además, son silenciosos y permiten regular la temperatura de manera precisa. Su resistencia y su termostato de sobrecalentamiento garantizan un rendimiento óptimo y duradero.

¿Cómo calentar una nave industrial?

Calentar una nave industrial puede ser un desafío debido a sus grandes dimensiones y la necesidad de mantener una temperatura homogénea en todo el espacio. Para lograrlo, es importante elegir un sistema de calefacción industrial adecuado y considerar la instalación de desestratificadores para evitar la estratificación del aire caliente en la parte superior de la nave.

 

 

En Celorrio Carrión, somos expertos en sistemas de calefacción industrial y contamos con una amplia gama de soluciones para calentar naves industriales y grandes espacios. Si necesitas asesoramiento o más información, no dudes en consultarnos. Estamos aquí para ayudarte a mantener un ambiente cálido y confortable en tu empresa. ¡Hasta la próxima!